Sí, estamos saturados de noticias sobre la pandemia

Pero hay que seguir adelante. No hay vuelta que darle. Llorarás, te ahogarás de realidad, te sentirás perdido, paralizado, mosqueado, absurdo aplaudiendo una ambulancia, emocionado de hacerlo y culpable de no haberte lavado la suela de los zapatos el primer día que abarrotaste el carrito de supermercado con cosas.

A veces vendrá todo junto. A veces por días, otros, por semana. A veces casi ni se notará (bueno, en realidad sí, pero lo llevas mejor).

Y, entonces, ¿qué hago?

Todo y nada. Tu cerebro está tratando de rastrear cómo hacer para que sobrevivas a esto, pero no tiene muchos datos de dónde sacar soluciones de la manga. De ahí el bloqueo mental. De ahí que te pegues al televisor buscando la respuesta, la palabra, la frase que acabe con todo o que dé una solución.

Pero la realidad es que no sabes. Pero ojo, ni tú ni nadie. Lo que pasa que muchos necesitan reafirmase vendiendo una verdad absoluta empapada de ignorancia: se llama opinión. Aunque la vista de razón. Es solo un punto de vista. En el fondo, todos somos Sims y nadie está al mando.

Conclusión

Nadie tiene la respuesta. Ni tu cerebro, ni tu mente. Así que la cordura la he vuelto a encontrar en dibujar, en poner la mente en blanco. En no quedarme pegada a la tele buscando una solución. Porque solo encuentro un bombardeo de malas noticias que no me permiten construir eso que no tenemos ni idea de cómo será: el futuro.

Busco desintoxicarme y poner la mente en blanco. Así le doy espacio a las nuevas ideas para que surjan. Jodido nadie piensa bien. En todo caso, por instinto,. huyes.

La creatividad me da cordura. Me gusta pensar en escenarios posibles, en un futuro a 3 meses vista y, dependiendo del estado de ánimo, lo veo más negro o mejor. Nunca bien.

Y me río. Eso, no me lo quita nadie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *